Seleccionar página

Operaciones en las PYMES

Operaciones en las PYMES

Operaciones es un concepto que quizás queda muy amplio y a menudo no sabemos muy bien qué es exactamente lo que contempla, por lo que vale la pena explicarlo como primer paso.

Las Operaciones en una Empresa son “todas las actividades que tienen relación con la generación de un producto o servicio” que se ofrece a los Clientes. Esto, dicho así, sigue siendo amplio, y es que las Operaciones, al ser tan diversas, engloban áreas de conocimiento completamente diferentes entre sí, pero que se deben tener en cuenta en conjunto para poder disponer de la visión global.

Dado que se contempla todo lo necesario para poner a disposición del Cliente un producto o servicio desde que éste se ha ideado y puesto a la venta, son una parte importantísima del negocio y, por lo tanto, deben cumplir dos objetivos:

  1. Ser competitivo, establecer los mecanismos para que lo que se ofrece al Cliente sea algo diferenciado y bien posicionado para que éste nos elija. Las Operaciones son la mayor herramienta para apoyar la competitividad de la Empresa, aportando valor.
  2. Ser rentable. La optimización de los diferentes aspectos de las Operaciones afecta directamente a los costes, por lo que cualquier mejora supondrá un aumento de la rentabilidad de la Empresa. En general, el 80% de los costes de personal de una Empresa está en el personal de Operaciones, así que trabajar en términos de productividad y eficiencia va a resultar muy positivo para la rentabilidad de la Empresa.

Centrándonos en Microempresas, hay un sinfín de cuestiones relacionadas con las Operaciones que no se tienen en cuenta, se dan por supuestas y no se trabaja en la incidencia que la falta de productividad y eficiencia tiene sobre los costes. Tratando de agruparlas mínimamente, podríamos nombrar como áreas comunes:

  • Organización / Flujo de trabajo
  • Compras
  • Cadena de suministro
  • Calidad
  • Equipos
  • Herramientas de gestión

Cualquier mejora que se consiga en estas áreas supone la reducción de los costes, lo que hace que la Empresa sea más rentable o bien se plantee ser más competitiva en su mercado.

¿Y cómo mejoramos las operaciones?

Hay un componente de conocimiento teórico aplicable a la mejora de las actividades que se podría contemplar como de “aplicación directa”, pero la realidad es que cada Empresa ha creado su propia cultura, su “forma de hacer las cosas”, y esto hace que se requiera de otros factores para poder llevar a buen término las mejoras que se puedan plantear: conocimiento de la actividad y experiencia.

En los últimos años se ha comenzado a pensar en una formación específica de Operaciones, pero curiosamente, ésta disciplina, pese a ser una ciencia (compleja y multidisciplinar, eso si), se ha basado en la experiencia. Sólo los que han sido capaces de obtener experiencia y conocimiento en las diferentes disciplinas que engloban las Operaciones se han podido poner al frente de ésta responsabilidad con éxito.

Las PYMES, principalmente las Micropymes, a menudo no están capacitadas para disponer de recursos tan especializados en su plantilla. La escasez de buenos responsables de Operaciones hace que estén presentes en estructuras más grandes (más complejas a su vez) y con un nivel retributivo mayor.

Pero no por esto deben renunciar a mejorar. Tanto la oferta formativa actual como la disponibilidad de Profesionales (consultoras o freelance) que puedan prestar servicios de mejora son opciones que el Gerente/Propietario de una pequeña empresa debe contemplar a la hora de plantearse objetivos de mejora en su organización.

Será una inversión asumible y a todas luces rentable, así que lo mejor es comenzar cuanto antes, ¡¡es probable que los competidores ya lo estén haciendo!!